Marrero Cristaleros | Fábrica - Marrero Cristaleros
2563
page-template-default,page,page-id-2563,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9,vc_responsive
Logo Marrero Fábrica

TIPOS DE VIDRIO

 

CURVADOS

La curvatura del vidrio se realiza por gravedad en un horno. Al elevar la temperatura el vidrio toma la forma del molde que lo contiene. Cristalerías Marrero es el único fabricante en Canarias de este producto.

CURVADOS LAMINADOS: Dos vidrios adoptan por gravedad la forma del molde que lo contiene debido a la aplicación de altas temperaturas en un horno. A continuación el proceso de laminación consiste en unir ambos vidrios con el Polivinil Butiral (material plástico), mediante calor y presión. El laminado permite que en caso de rotura los trozos de vidrio quedan adheridos al butiral, permaneciendo el conjunto dentro del marco. Con este tipo de vidrios, logramos excelente seguridad, resistencia y aislamiento acústico.

CURVADOS TEMPLADOS: Es un vidrio de seguridad que se obtiene mediante un proceso de curvado simultáneo al proceso de templado del vidrio. El proceso de templado consiste en calentar gradualmente el vidrio a una temperatura de reblandecimiento, para después enfriarlo muy rápidamente con chorros de aire frío, lo que le confiere mayor resistencia. Esto permite que, en caso de rotura, el vidrio se fragmenta en pequeños trozos inofensivos.

CURVADOS MONOLÍTICOS: Denominamos vidrio monolítico a aquel constituido por una única lámina de vidrio que se obtiene mediante el calentamiento del vidrio plano hasta su punto de plasticidad dándole la forma deseada mediante moldes. El procedimiento consiste en la colocación del vidrio plano horizontalmente sobre el molde y una vez alcanzada su plasticidad mediante el calentamiento del mismo, su peso propio hará que se adapte y tome la forma del molde. El proceso termina una vez enfriado el vidrio de forma lenta, a fin de evitar tensiones internas en su estructura molecular.

TEMPLADOS

Con el templado conseguimos un cristal con altas prestaciones tanto mecánicas como térmicas, sin modificar las características ópticas y estéticas del conjunto. Este proceso le confiere al cristal una resistencia del orden de 5 veces superior que el vidrio recocido del mismo espesor. La aplicación del vidrio templado es imprescindible en fachadas y muros cortina con vidrios de control solar de alta absorción energética, mobiliario urbano, pistas deportivas, puertas, mamparas, escaleras.

TEMPLADO: Para mejorar la resistencia estructural y al impacto de un vidrio, se recurre al proceso de templado, que consiste en calentarlo uniformemente hasta una temperatura entre 550º-650 (punto de ablandamiento) y luego enfriarlo bruscamente, con un chorro de aire frío a presión controlada sobre sus caras. La superficie del vidrio se enfría más rápidamente, mientras que la zona interior continúa dilatándose. Éste proceso hace que el vidrio tenga una mayor resistencia.

TEMPLADO CON CONTROL SOLAR: El vidrio templado de control solar, además de tener las características de un vidrio templado, es un vidrio doble térmicamente reforzado al que se le añade una fina capa transparente en una de sus laminas, de tal manera que además de las funciones del doble vidrio y sin perjudicar la cantidad de luz, reduce la cantidad de calor solar (energía de onda larga) que absorbe el vidrio y la cantidad de calor solar que pasa del exterior al interior a través del vidrio. El vidrio de control solar es incoloro y deja pasar el máximo de luz del día. Esto lo diferencia de los vidrios tintados o teñidos, que también sirven para controlar la transmisión de calor solar, pero tienen el inconveniente que reducen la luz y la visibilidad, y se calientan mucho por la elevada absorción del calor que experimentan.

TEMPLADOS LAMINADOS:
El vidrio laminado puede estar compuesto por dos o más vidrios templados o sin templar. Si los vidrios son templados, se reúnen las ventajas que aportan los tratamientos de templado y de laminado: mejor resistencia mecánica, mayor seguridad, realización de manufacturas, etc.

TEMPLADOS LAMINADOS CON HST: Con el objetivo de minimizar los riesgos de rotura espontánea en los vidrios templados, debidos a inclusiones en la masa del vidrio, es posible realizar un tratamiento de ‘Heat Soak’ (HST), que consiste en someter al vidrio templado a un ciclo de calentamiento a 280ºC con un tiempo de mantenimiento dependiente de la normativa especificada. Este tratamiento provoca el cambio de fase acelerado en las inclusiones existentes en el vidrio y por tanto la rotura de buena parte de los vidrios que contengan esas inclusiones. El tratamiento HST se recomienda para situaciones en las que la estabilidad y la conservación del cerramiento o fachada y la seguridad de los usuarios pueda verse afectada ante la rotura del vidrio templado. Es necesario resaltar el hecho de que, aunque el tratamiento Heat Soak reduce la probabilidad de rotura espontánea, no la elimina completamente, por lo que siempre existe una cierta probabilidad de rotura, y se debe tener en cuenta en el diseño y uso de vidrio templado.

TEMPLADO EXTRACLARO: El vidrio extraclaro se caracteriza por un bajo contenido en óxidos de hierro, lo cual le confiere una transmisión luminosa mayor a la del vidrio incoloro, además de una mejor coloración, haciendo que sus placas se vean completamente transparentes y altamente transmisible. Gracias al templado el vidrio obtiene mayor resistencia.

LAMINADOS

El vidrio laminar o laminado consiste en la unión de varias láminas de vidrio mediante una película intermedia realizada con butiral de polivinilo (PVB), etil-vinil-acetato (EVA) y con resinas activadas por luz ultravioleta o simplemente por la mezcla de sus ingredientes. Esta lámina le confiere al vidrio una seguridad adicional ante roturas, ya que los pedazos quedan unidos a ella. Los parabrisas o los vidrios antirrobo y antibalas pertenecen a este tipo de vidrio.

LAMINADO DE SEGURIDAD: El vidrio laminado de seguridad se compone de al menos dos láminas de vidrio y una o más capas de butiral de polivinilo que se unen permanentemente mediante un proceso de laminación a alta presión y temperatura. El vidrio laminado de seguridad posee unas características de seguridad excelentes ya que en caso de rotura, los fragmentos de vidrio se adhieren a la película de PVB reduciendo considerablemente el riesgo de lesiones. El vidrio laminado de seguridad presenta excelentes propiedades en cuestión de protección contra el ruido y los rayos UV.

LAMINADO CON CONTROL SOLAR: Es un vidrio doble térmicamente reforzado al que se le añade una fina capa transparente en una de sus laminas, de tal manera que además de las funciones del doble vidrio, sin perjudicar la cantidad de luz, reduce la cantidad de calor solar, lo que produce un ahorro energético. El vidrio de control solar es incoloro y deja pasar el máximo de luz del día. Esto lo diferencia de los vidrios tintados o teñidos, en que también sirven para controlar la transmisión de calor solar, pero tienen el inconveniente que reducen la luz y la visibilidad, y se calientan mucho por la elevada absorción del calor que experimentan. Este tipo de vidrio rechaza hasta el 80% de la energía solar y el deslumbramiento que se produce en verano; y en invierno, evita que se escape hasta un 20% del calor interior.

LAMINADO CON BUTIRAL DE COLOR: Consiste en la unión de varias laminas de vidrio mediante una película intermedia realizada con butiral de polivinilo (PVB), que puede ser, transparente o de colores, lo que posibilita la combinación de diferentes tonalidades y le proporciona una personalidad estética al proyecto. Esta lámina le confiere al vidrio una seguridad adicional ante roturas, ya que lo pedazos quedan unidos a ella. Los vidrios antirrobo y antibalas pertenecen a este tipo de vidrio. Esta flexibilidad permite hacer de los vidrios laminados un elemento indispensable en la arquitectura y el diseño contemporáneos.

LAMINADO CON IMPRESIÓN DIGITAL: La impresión digital sobre el vidrio es una tecnología avanzada que permite imprimir, sobre las láminas de vidrio, imágenes, fotos, dibujos e inscripciones recibidas mediante un soporte digital. Se trata de una impresión de alta definición y en hexacromía; en pocas palabras, esta tipología de impresión permite utilizar simultáneamente, mediante una única aplicación, hasta 6 colores permitiendo obtener muchísimas combinaciones de colores y matices diferentes. Consiste en que la impresora digital, utilizando los 6 colores disponibles, aplica sobre la superficie del vidrio diminutas gotas de esmalte decorándolo con la imagen deseada, los mismos colores y en alta definición. Y para completar la fijación de los esmaltes, el vidrio se templa; de esta manera los esmaltes vitrifican y permiten una duración infinita a lo largo del tiempo.

LAMINADO DE GRANDES DIMENSIONES: Consiste en unir dos o más hojas de vidrio mediante la colocación de una película de polivinil butiral (PVB) entre los vidrios y la aplicación de calor y presión.Se considera un vidrio de seguridad ya que en caso de ruptura las partículas del mismo quedan unidas gracias a la lámina plástica, minimizando el riesgo de producir heridas. Se realiza mediante el mismo proceso que para una pieza de menos dimensiones.

LAMINADO EXTRACLARO: Es un vidrio de alta prestación luminosa, disponible en diversos gruesos para utilizar en edificios y trabajos de construcción. Resistente a la luz y a los UV con una reacción al fuego.Al ser un vidrio extraclaro se consiguen acabados de alta calidad,pudiendo reproducir colores puros e imágenes con alta resolución.

SERIGRAFIADOS

El vidrio serigrafiado sigue un proceso de impresión para crear un dibujo, mediante la aplicación de pintura cerámica de colores en la superficie del vidrio. Dicha aplicación se produce durante el tratamiento térmico del vidrio.

TEMPLADO SERIGRAFIADO: Es un cristal templado al cual se le ha aplicado, antes del temple, una o varias capas de pintura que queda vitrificada a una temperatura superior a los 600 º C. Esta pintura es prácticamente INALTERABLE ante los agentes atmosféricos y ante los rayos solares. Se puede aplicar sobre cualquier vidrio susceptible de ser templado. Su resistencia al impacto, a la flexión y a la abrasión son las mismas que las del vidrio templado. Se fabrica en toda la gama de colores.

TEMPLADO OPACIFICADO: El vidrio opacificado se utiliza para la zona acristalada de la fachada donde se ocultan los componentes estructurales del edificio como columnas, forjados, sistemas de climatización, tendido eléctrico, tuberías, etc. que suelen estar en los falsos techos de las plantas de un edificio. El vidrio opacificado se coloca normalmente entre dos plantas uniendo los tramos de vidrio de visión. Los diseños de muro cortina y los acristalamientos estructurales suelen requerir el uso de vidrio opacificado para lograr la uniformidad de la fachada. Las aplicaciones de vidrio opacificado pueden ser de un color similar o que contraste con el vidrio de visión. Este tipo de vidrio debe tratarse térmicamente para evitar la rotura por choque térmico. Cuando se utiliza un vidrio de visión de baja reflexión o de alta transmisión de luz, lograr la coincidencia exacta con el vidrio opacificado no resulta fácil. Las condiciones de luz diurna pueden afectar sustancialmente a la forma en que se percibe la apariencia del vidrio. Por ejemplo, en un día despejado de mucho sol, se dan unas condiciones de visión muy reflectantes y puede verse bien la coincidencia entre ambos tipos de vidrio. Sin embargo, en un día nublado, puede haber más transmisión visual del exterior y darse un mayor contraste entre el vidrio de visión y el opacificado.

TEMPLADO CON IMPRESIÓN DIGITAL: La impresión digital es un proceso que consiste en la impresión directa de un archivo digital sobre vidrio. Este proceso se realiza con tintas cerámicas, que mediante el proceso del templado del vidrio queda vitrificada al mismo, haciendo que la pintura quede inalterable a lo largo del tiempo, resistiendo a la humedad, rayos UV, etc. Este proceso es ideal para cualquier tipo de proyectos independientemente del volumen del mismo. Cuando se trata de pequeños trabajos permite eliminar los costos de la pantalla en serigrafía.

BISELADOS

Es un rebaje que se realiza en los bordes del vidrio produciendo un bonito efecto de brillo y de arista en los ángulos del mismos. Puede realizarse con formas y en distintos anchos. Desde 3,5cm hasta 1,5 dependiendo del grueso del vidrio elegido.

BISEL RECTO: Mediante un proceso de abrasión y pulido se retira material de los laterales del vidrio obteniendo como resultado una arista rectilínea del vidrio con una finalidad decorativa.

BISEL CURVO: El bisel curvo se trata de redondear el canto del vidrio con una curva de radio equivalente al espesor de la plancha, después, con ayuda de una lija e rebajará la proporción de poliestireno.

CANTEADOS

Es el trabajo que se realiza para embellecer y evitar que nos cortemos al rozar el canto del vidrio.

CANTEADO RECTO: Consiste en escamar por medios mecánicos todo o parte del borde del vidrio, esto elimina cantos vivos que puedan cortar y evita que el vidrio se pueda agrietar, además de facilitar el transporte y la colocación del mismo. El acabado superficial que deja es de aspecto brillante para un uso decorativo.

También realizamos el canto industrial y las aristas arenadas.

CANTEADO CURVO: El canteado consiste en pulir los bordes del vidrio por medio de muelas de diamante que van dando la forma requerida, en este caso curva. Con el canteado se consigue un acabado suave y estético en todo el perímetro del vidrio pudiendo ser mate o brillante. El tipo de canteado a realizar depende del espesor y la forma del cristal.

CANTEADO DE GRANDES DIMENSIONES: Consiste en labrar los bordes del vidrio mediante medios mecánicos. El mecanismo y proceso de fabricación es el mismo que para una pieza de medianas dimensiones.